Ser exactos. No ser demasiado cortos ni demasiado largos, ni muy complejos, ni muy simplistas para que quien empiece a leerlos los termine y quede contento con haberlo hecho. Así no sólo serán útiles sino también prácticos.
---Cumplir lo que ofrece el título. Si el lector es capaz de aplicar lo prometido entonces realmente será útil y su valor será reconocido por todos.